Lun. Ago 8th, 2022

La tasa del carbono se basa en el principio económico de que si se quiere menos de algo se aumenta el precio.

Poner un precio creciente a toda la contaminación por CO2 ejerce la misma presión económica sobre cada tonelada. Como mecanismo basado en el mercado, esto incentiva a la economía a eliminar primero la tonelada más rentable. A medida que aumenta el precio, este proceso continúa hasta que se eliminan todas las emisiones de CO2 posibles.

La tasa comienza siendo baja para evitar un choque en la economía y aumenta de forma constante y predecible. Esto permite a las empresas y a la industria tomar decisiones informadas relacionadas con la energía, como la eficiencia energética, las inversiones a largo plazo y la innovación. La economía recibe un empujón inicial y una señal clara para el futuro. Todos los agentes de la economía (la industria, las empresas, el sector público, las familias y los particulares) están motivados para adoptar enfoques más limpios en función de los beneficios financieros.

El lugar más rentable para cobrar el canon es el punto de entrada del combustible fósil en la economía, en el punto de extracción o puerto de entrada. Esto se debe a que hay relativamente pocos puntos que controlar con procesos y recursos in situ para cobrar el canon. Los efectos del aumento del coste en el punto de entrada se propagarán por toda la economía, afectando a toda la actividad que dependa, directa o indirectamente, de los combustibles fósiles.

Los instrumentos económicos como los impuestos sobre el carbono resultan atractivos por su sencillez y su amplio alcance, ya que abarcan todas las tecnologías y los combustibles y, por tanto, evocan la combinación de cambios en los insumos de producción y en las tecnologías que minimizan los costes, así como los cambios de comportamiento que se manifiestan en las opciones de consumo y los estilos de vida. Esta es la razón por la que tienen el potencial de ser más eficientes que regular directamente la tecnología, los productos o el comportamiento. Para minimizar los costes administrativos, un impuesto sobre las emisiones de carbono puede recaudarse «aguas arriba» (en los puntos de producción o de entrada al país). Por último, (…), un impuesto puede aprovecharse de los sistemas de recaudación existentes.

Por admin